Importancia del emprendimiento

La  capacidad  emprendedora  como  capacidad  de  innovación no sólo es una opción de este  tiempo, se ha vuelto una necesidad  ineludible de profundizar en nuestros países latinoamericanos , a partir de  la nueva realidad que emerge de la  globalización el cambio de paradigma tecnológico.

El Cambio: amenzas y posibilidades

Durante las dos últimas décadas del siglo XX, el mundo inicio una transformación radical en el modo de organizar  la economía y en  la velocidad de  la innovación tecnológica, revelando un verdadero cambio de paradigma, como lo ha señalado Carlota Perez. Este cambio de paradigma esta caracterizado por la globalización económica  y  la  revolución de las tecnologías de la información.  Hay  problemas  previos  a  este proceso como la pobreza y la destrucción del medio ambiente que tienen una posibilidad de  resolverse en el nuevo paradigma emergente, pero hasta ahora  la evidencia es que empeoran. 

La globalización económica en síntesis consiste en la liberalización de los mercados,  las  eliminación  de  barreras  del   comercio internacional,  la  unificación e integración del sistema  financiero  mundial,  todo  lo  cual  ha permitido el aumento de los flujos comerciales y de los  flujos financieros a  través de  todo el mundo; la creación de grandes consorcios globales y multinacionales en  todo  tipo de negocios; la distribución de la producción  y  la  localización de  las  compañías  en  diversos  países. Este proceso ha permitido la creación de una riqueza nunca antes vista, ha empoderado a los clientes para elegir entre múltiples ofertas con alta exigencia de calidad e  innovación, ha obligado a las compañías a exigirse por una constante mejora de sus ofertas,  la calidad del servicio y  la experiencia que entrega a  los clientes. la mejora de los servicios básicos para el proceso industral como telefonía,  servicios  sanitarios  y  electricidad  ha  mejorado  la  calidad  y permitido  la universalización de  la oferta. La  innovación constante ha caracterizado el comercio. 

El cambio de paradigma tecnológico.

Llamada así por su capacidad de cambiar la estructura de todos los sectores económico como la  industria, defensa, medicina y hogar, ha acelerado el desarrollo  y  comercialización  de  productos innovadores  con  la más vistosa expresión en comunicación en los teléfonos móviles e Internet. Un proceso paralelo,  pero  también  soportado  por  la  capacidad  informática,  es  el desarrollo de  la biotecnología y  la  ingeniería genética, con aplicaciones para la  ciencia,  la  salud,  la  producción  agropecuaria  e incluso en industrias  como  la producción minera. 

La  capacidad  de  producir  equipamientos  técnicos  y contenidos digitales proyecta un cambio que afectará la propia percepción de  la  realidad que  tenemos  los seres humanos. La  robótica,  la  realidad virtual,  los video  juegos y  la  infinita cantidad de aparatos que se nos  infiltran en la vida cotidiana, especialmente para los niños y los jóvenes, hacen más que sostenible  la  tesis de  la "revolución digital"

La capacidad de producir nuevas tecnologías en el mundo de la salud como nuevos medicamentos y procedimientos terapéuticos, la potencialidad de multiplicar la producción de alimentos en el mundo,  incluso en  regiones donde antes no era posible  la agricultura,  la producción  industrial con medios más económicos en energía y menos contaminantes, son esperanzas de más riqueza, más calidad y prolongación de  la vida humana.

Una era de Innovaciones 

La  confluencia  de  la dinámica de la revolución tecnológica y de la  globalización del comercio  están permitiendo innovaciones profundas en los negocios y en la productividad abriendo oportunidades como la  subcontratación  a  distancia  de  servicios  y  manufacturas desde  Estados  Unidos  o  Europa  en  China  o  India,  con coordinaciones en directo vía la red. El mundo se ha convertido en una red de innovación, suministro, producción y  flujos financieros. 

Amenazas y desafíos

Pero  todo  este  proceso  también  ha  tenido  una cara preocupante  y  hasta lamentable que amenaza el futuro de todos.  La  cara  feliz  de  la globalización  económica  y  la  creación  de  riqueza  se  enfrenta  a  que  ella ha aumentado su concentración y  la desigualdad en todo el mundo. En los últimos años ha aumentado la cantidad de pobres en  todo el mundo. Los países con economías poderosas comienzan a  tener grandes grupos de pobreza integrada por inmigrantes y marginados del sistema, los países en desarrollo han  intentado  reformas,  pero  lo que han  logrado es poco crecimiento, mayor desigualdad, mas conflictos sociales, y mas inestabilidad  política  y  destrucción  del medio ambiente. 

Desde África  a  la  India,  desde China  a  la Amazonia,  si  bien  hay  experiencias inéditas  de  desarrollo  económico  e  industrial,  como  es  la China  de  los últimos veinte años,  también ocurre a un costo medioambiental  injustificable en depredación de los bosques y emisiones gases de efecto invernadero y otros contaminantes de la tierra, el agua y el aire. El comercio que comenzó universalizando la competencia comienza a tener tal grado de concentración que lo que se avizora son   grandes monopolios mundiales que explotan a pequeños competidores, proveedores y consumidores locales, basados en su  poder financiero y su capacidad de influir en los gobiernos y en los medios de comunicación. La experiencia de la vida económica para millones de personas de los países en desarrollo se ha vuelto inestable, incierta y atemorizante. Las personas se sienten desamparadas de  las  compañías  a  las  que muchos  entregaron  una  vida  de  trabajo  y abandonados por gobiernos a  los que entregaron sus esperanzas y sus ahorros

La principal aprensión que  trae el cambio  tecnológico es  la concentración de su utilización y sus beneficios en una pequeña minoría de la sociedad y del mundo, pero especialmente  las consecuencias de diferenciación entre unos y  otros,  que  habitarán  mundos  radicalmente  distantes,  desde  lo  más avanzado del siglo XXI hasta una gran masa de personas que vivirán presos en  el  mundo  del  siglo  XIX,  pero  ahora  con  mayores  amenazas  de sobrepoblación,  contaminación,  epidemias  y  catástrofes  naturales.  Hay ciudades  que  comienzan  a  ser  totalmente  iluminadas  por  las redes inalámbricas de  internet  y muchas otras en las que a penas  funciona  las  redes eléctricas  y  los servicios de agua.  Hay  profesionales  que  se desempeñan en ambientes de teletrabajo y masas de obreros que trabajan en  condiciones  laborales  y  ambientales  esclavizantes. Si  se mantiene la inercia y la deriva de estos fenómenos entonces las diferencias se harán más profundas. 

Lo  propio  ocurre  con  las  potencialidades  de  la  biotecnología  en  sus expresiones en medicina y especialmente en agricultura. Las posibilidades de  la  medicina  en  la  calidad  y  prolongación  de  la  vida  predicen  una diferenciación abismal entre el mundo rico y pobre. La concentración de la propiedad  de  las  semillas  y  la  modificación  genética  hará  que  a  las comunidades de agricultores y países dependientes de la agricultura sean prisioneros de  las compañías que se adueñan de estas especies y que comercian  en  forma  monopólica  con  organismos  genéticamente modificados.  Persisten  dudas  en  torno  de  las  consecuencias  para  la biodiversidad que pueden  tener  los organismos genéticamente modificados en el medio ambiente y en  la mezcla con organismos silvestres. 

Muchas veces es difícil aceptar esta cara poco amigable del cambio en países que han  tenido experiencias políticas  traumáticas de  intentos de cambio  radical,  que  lograron  salir  de  dictaduras  criminales  y  que  han avanzado paulatinamente hacia la democracia, el crecimiento económico y la  disminución  de  la  pobreza.  Aparenta  querer  aguar  la  fiesta  y  es descalificado por no mostrar una alternativa mejor. Pero esa es una de las principales innovaciones en el sentido más genuino de comprometerse con un problema sentido y sin aparente solución, y experimentar a riesgo de no dar con la alternativa. Esa ha sido la historia en lo que ha logrado avanzar más  radicalmente  la humanidad. 

El emprendedor como agente de transformación de los problemas del mundo actual.


Hemos sostenido que la capacidad emprendedora corresponde a cualidad innata que  toda  persona  potencialmente  posee  y  que  por  circunstancias  culturales se desarrolla en  forma desigual en diversos contextos sociales y culturales. Afirmamos también  que  todas  las  personas  pueden  ser  emprendedoras  porque  tienen esa  potencialidad  en  su  propia  naturaleza humana. Lo relevante es comprender  cuáles son  las competencias para emprender en el mundo de hoy  y sobre todo en  qué  consiste  desarrollarlos. Esta  tesis tiene  importantes  consecuencias prácticas, por que permite mirar con mayor confianza la posibilidad  de desarrollar masivamente emprendedores y producir  transformaciones  sociales a partir de esta  interpretación.

Fernando Flores ha introducido dos distinciones: "agente transformador" y la destreza de "hacer historia" donde propone una nueva  forma no tradicional de abordar el  fenómeno de  la capacidad  emprendedora, la cual se sustenta en una nueva reintepretación de los seres  humanos, el conocimiento, la acción y el aprendizaje basadas en los últimos avances de la psicología,.las ciencias cognitivas, las lingüística y las teorías del aprendizaje. Esta interpretación no sólo hace correcciones a la interpretación predominante hasta ahora en el  diseño  de  las  políticas  públicas  y  programas  académicos  de  emprendimiento,  sino  que  busca  cambiar  los  supuestos  que  han predominado hasta ahora.

La distinción de "agente  transformador" y la destreza de "hacer historia" permiten  introducir  una nueva luz a la comprensión del fenómeno del  emprendimiento. Ellas ponen en un mismo lugar el actual el  emprendedor en  los negocios que a las personas que innovan en el ámbito político y  social. Es decir descubren facultades universales que todo ser humano  posee para desarrollarse como empresario emprendedor,  líder político o  agente cultural que  conecta impulso personal de actuar con las necesidades de un  "nosotros" en la comunidad.
 
Además,  esta  interpretación  identifica la  capacidad  emprendedora como una capacidad no sólo de construir un negocio o una  organización, sino de transformación mayor de la cultura de determinada  comunidad: con la innovación social. Escuchemos lo que dice Fernando Flores al Respecto. 

"Las prácticas emprendedoras, las de los ciudadanos comprometidos y las del cultivo de la solidaridad se fundamentan y se integran, en definitiva, en una destreza crucial… hacer-historia … Sólo cuando algo cambia el modo  en que nos entendemos a nosotros mismos y nuestro vínculo con  las cosas,  surge lo que denominamos hacer-historia … En esto consiste un cambio  cultural, pues modifica nuestras emociones fundamentales no reflexivas…  A ese cambio se  llega a  través de un ciclo que se  inicia a partir de una emoción  no  reflexiva  que,  luego,  se  enfrenta  a  una  serie  de  acciones, hechos y discusiones públicas y por fin, deriva en una nueva emoción no reflexiva, que se internaliza en una nueva visión del mundo compartida por mucha gente. A este  cambio medular de percepción  lo  llamamos hacer historia". la persona que posee la práctica de hacer historia es una persona que  puede  observarse  constantemente  y  mirar  el  mundo  como  una experiencia diferente y nueva, con capacidad de asombro y maravilla"

Entender  al  emprendedor  como  "agente  transformador"  nos  trae  una ambición nueva al pensar  las estrategias y las políticas de emprendimiento, porque es otra  la inspiración  y  el  foco  de  una  intervención  si  consideramos  lo  que  lo caracteriza en sus competencias y predisposiciones: 

"Agente transformador es aquella persona que está en contacto con una sensibilidad histórica de los espacios sociales y sus prácticas, que es de donde  surge  la  identidad  de  las  personas  y  las  cosas.    El  agente transformador sabe  que en el mundo de  la hora presente siempre hay  flujo y movimiento y que es posible aprovechar ese flujo para desplazar poderes y proponer productos, servicios y ofertas nuevas.  No  le preocupa no saber … se conduce con prudencia y sabe cómo contactar y fundar redes de gente que  le  aporten  las  capacidades  necesarias  para  llevar  a  buen  fin  un proyecto:  trabaja en equipo,  los moviliza y  los  forma.  Tiene una sensibilidad atenta a las situaciones de ruptura y las aprovecha como posibilidades de atracción a  los demás por el  futuro que sabe proponer, un  futuro destinado a hacer  la vida más significativa para él y  los otros. Se nutre espontáneamente en  la  vida  comunitaria. 1

Considera  la  innovación  como  un  fenómeno asociado al  trabajo y no como un  rayo que desciende de  las élites.   Se 
autoimpone  el  compromiso  de  aunar  voluntades  y  sabe  aceptar  la disidencia y el conflicto con espíritu positivo: reconoce en ellos la variedad de  la  vida  humana,  componentes  indispensables  para  llegar  a  una resonancia y no a  la unificación hegemónica" Para comprender  la profundidad de  la diferencia de esta perspectiva es necesario hacer un esfuerzo de sensibilidad al trasfondo en que se fundan las  interpretaciones corrientes en que se han desarrollado  las políticas y 
programas  académicos  de  emprendimiento.  No  se  trata  sólo  de  un problema  técnico  sino  de  cómo  se  entiende  el  desarrollo  de  las competencias humanas, y en el  fondo un entendimiento básico de  los seres humanos. 

Esta interpretación del emprendedor como un "agente de transformación",  que tiene como destreza central la práctica del "hacer-historia", destapa el  misterio  de  la  capacidad  emprendedora  como  resultado  de  la  herencia  genética y del azar, o  la  ilusión racionalista de  la habilidad para manejar  información  y  procedimientos,  revelando  las  competencias  básicas, habilidades, sensibilidades y predisposiciones humanas, las cuales están  presentes  en  todo  ser  humano  por  el  hecho  de  serlo  y  se  cultivan  socialmente en  la cultura.



1 Fernando Flores,  Abrir nuevos mundos… Pg. 55-57.

Participa

Patrocinantes

Espacio de Aprendizaje

Una iniciativa de: